Larissa Davila, Conociendo su espíritu emprendedor.

PLATAFORMA VIRTUAL EN FACEBOOK DE MUJERES EMPRENDEDORAS Y CON ESPíRITU “MEYCE”


Facebook se ha convertido en una plataforma maravillosa para que las Mujeres de todo el mundo se conecten, motiven y establezcan redes; durante los dos últimos años, Mujeres Emprendedoras y con Espíritu ha sido un grupo cerrado que ha reunido a más de 3,000 mujeres profesionales de Texas y de todo el mundo.



Este grupo se inició y ha seguido siendo un grupo donde las mujeres pueden compartir sus historias, sus habilidades de motivación y su experiencia profesional para ayudar a empoderar a las demás mujeres del grupo, tenemos una dinámica, un horario de grupo seminal; claro con conferencias, Clases Maestras, seminarios web, club de lectura, entre otras actividades diarias; todas pueden ofrecer sus servicios y promocionar sus negocios durante todo el fin de semana. Numerosas amistades y asociaciones comerciales se han desarrollado en todo el grupo, las mujeres de Texas ahora están trabajando con mujeres de México, España y más allá. Promovemos colectivamente quiénes somos y crear conciencia de cuán importantes son para nuestra sociedad las conexiones MUJERES-MUJERES. Promovemos sinergia, ser movilizadoras de conciencias de forma positiva, tratamos de alimentar nuestro espíritu con contenido de valor que nos edifique. Es una plataforma virtual gratuita de crecimiento continuo.


Mujeres MEYCE por el mundo

Mujeres Emprendedoras y con Espíritu


Larissa Davila estas nominada como Mujer Legendaria MEYCE 2019 para los reconocimientos virtuales 2020 de la plataforma de Mujeres Emprendedoras y con Espíritu. Queremos saber más sobre ti.

Larissa Davila, Conociendo su espíritu emprendedor.


¿Quién es Larissa Davila?

Como profesional, soy una consultora de negocios y productora del podcast Estrategia, Negocios y Dinero. Me considero una mujer afortunada porque he logrado lo que yo le llamo el Círculo Virtuoso Profesional, en este círculo he logrado hacer lo que me apasiona, que es ayudar a mujeres de habla hispana a mejorar sus vidas, aplicando lo que estudie que es Administración de Empresas con concentración en Management, y que me paguen por hacerlo, ya que con las ganancias de mi trabajo, puedo vivir tranquila y reinyectar dinero a la economía de mi comunidad y pues así entre todas incrementamos nuestro capital social. Vivo dentro de una comunidad de mujeres que amo, que disfruto, que me ayudan a crecer y nos apoyamos todos los días. En cuestión familiar, desde pequeña mi mamá me dijo que para ser feliz debía visualizar a mi familia perfecta y luchar por ella, y así lo hice. Me considero tremendamente afortunada a nivel familiar también porque tengo un marido que me apoya, un hijo que se porta muy bien, y dos perritas que alegran mi casa. A nivel personal, soy una mujer promedio, con sueños, muchas metas y más defectos, que permanece en constante desarrollo para intentar ser una mejor persona. La vida me ha regalado una fuerte red de apoyo, en mis amigas cerca y lejos que me ayuda a mantener los pies en la tierra y los ojos mirando al cielo.


¿Qué querías ser de grande cuando eras una niña de 8 años?

No recuerdo que quisiera ser nada en concreto, como todas las niñas me decían que iba a ser abogada porque discutía mucho, quería tener un restaurante, porque me gustaban los restaurantes de hamburguesas que veía en la televisión como en la Onda Vaselina y similares, entre otras cosas que decía que iba a ser y no recuerdo. De adolescente mi sueño era trabajar en una corporación multinacional en una ciudad como New York y vestirme super poderosa para hacer transacciones muy importantes con las que hiciera un impacto bien fuerte en una industria que nunca me tome el tiempo de agregar a mi sueño. En entrevistas pasadas conté una anécdota de que una niña en el quinto año que me dijo que ya no quería ir a jugar a mi casa porque yo siempre quería jugar a las tienditas. También recuerdo hacerles las portadas a los niños del salón y las tareas a cambio de dulces y calcomanías, así que de cierta manera desde muy pequeña le ayudo a la gente con sus empresas, supongo que desde entonces estoy haciendo lo que nací para hacer, pues en mi empresa desarrollamos planes de negocios, investigaciones y páginas web.


¿Qué te motivó a ser hoy una Mujer Emprendedora y con Espíritu?

Me encanta la comunidad de Mujeres Emprendedoras y con Espíritu porque es un grupo de comunidad y de aprendizaje donde hay mucho respeto, me encanta ver a todas triunfar y buscar desarrollar sus metas. Para mi es una comunidad muy vibrante, y por eso me siento muy afortunada de ser parte de la red.


¿Qué es lo que te hace feliz con respecto a tu negocio y proyectos?

Yo creo que el motor del mundo son las mujeres, y desgraciadamente sin poder adquisitivo las mujeres no tienen mucha capacidad de decidir y buscar ser mejores personas, por ende, una mujer que tiene una empresa redituable es una mujer menos estresada, más plena y puede aportar más al mundo. A mi me hace feliz hacer que los negocios de las mujeres sean redituables, y protegerlas de posibles obstáculos para crecer, la verdad, si pudiera hacerlo gratis, lo haría, desafortunadamente necesito el dinero para mi familia, y pues lo veo como un barómetro del éxito de mi empresa. Pero eso me hace feliz, ver a las mujeres triunfar, hacer un impacto positivo en el mundo.


Cada mujer es distinta, cada una tiene su propia filosofía, esa esencia única que define su caminar de vida. Siendo yo autora de dos libros ya publicados comprendo ese camino, esa odisea de emprender un proyecto, un negocio, una organización u empresa; por eso me encanta conocer aquello detrás de un alma, ese espíritu emprendedor de las personas, ese motor que las motiva e impulsa. ¿Cuáles hábitos crees que son importantes para una Mujer MEYCE?

Existen demasiados, creo que uno de los más importantes es el balance. Como mujer MEYCE, debemos balancear de manera estratégica nuestra necesidad innata de ayudar a nuestra comunidad con nuestra necesidad personal y familiar de percibir ingresos. Debemos balancear nuestro papel de madres, esposas, mujeres y empresarias para tener un balance pleno, donde todo gira como una rueda hacía la felicidad. Adicionalmente debemos tener en cuenta que todos los extremos son malos, debemos aferrarnos, pero aprender a soltar los que roba nuestra paz. Debemos ser fuertes para pelear por lo nuestro, pero tener el criterio para compartir con las personas que se pueden beneficiar de nuestro apoyo. Debemos tener el control de nuestra empresa, pero no debemos exceder la necesidad de tener el control, pues todo es impermanente. También debemos ser empáticas, pues es la llave de todo. Hoy me pidieron que definiera la palabra DAR, para mi dar es empatía y es la clave del éxito de mi vida. Lo más valioso que podemos dar es intangible, me refiero al tiempo, una sonrisa, un consejo o un silencio, en ocasiones la gente necesita que les regalemos silencio, y porras, ánimos y motivación, creo que todos tenemos una capacidad de brillar de 1,000,000 de kilowatts, solo necesitamos tener a alguien que crea en nosotros.

Debemos ser responsables, y tomar responsabilidad por lo que nos corresponde en las buenas y en las malas. Es terrible vivir por el mundo como víctimas, eso nunca acaba bien. Cuando las cosas malas suceden, debemos ser cabales y responder por la parte que nos toca, considero que eso es importante.

También perseverancia, resiliencia y disciplina, las pongo juntas porque no se si en este concepto son sinónimos. Me refiero a que debemos de aferrarnos a nuestras metas y persistir disciplinadamente, lo ideal es alcanzar el éxito pronto, pero no estamos en carreras de 100 metros, es nuestra vida, nuestra pasión y el emprendimiento que escogimos y para poder cosechar, tenemos que avanzar en línea recta, sin distraernos de nuestra misión y sin rendirnos. Y por último, humildad. Debemos ser bien humildes y movernos con cautela, cuando hay muchas mujeres exitosas, hay mucha pasión de por medio, mucho trabajo, y empeño. Si perdemos el control de nuestro ego, podemos lastimar a alguien, y se quiebran las relaciones que hemos tejido con tanto cariño; por consiguiente, humildad y respeto son importantes, pues si todas somos líderes, no va a haber audiencia. En ocasiones nos toca guiar, y en ocasiones nos toca apoyar y aprender; es un balance, una armonía, como una orquesta de calidad internacional. Claro que hay sus excepciones, y hay mil recomendaciones más para una mujer MEYCE, pero estas son las principales.


¿Cómo fue tu proceso al iniciar desde cero en este mundo de emprendimiento?

Para mi ha sido un proceso largo, yo me tomo más tiempo que el resto de la gente para avanzar, pero me gusta irme a mi ritmo. Es mi manera de lidiar con lo que me da miedo, como dice Arlette de la Serna, en ocasiones hay decisiones que “iluterran” a uno, es decir, te ilusionan y te aterran.


Recuerdo cuando decidí fundar la plataforma de Mujeres Emprendedoras y con Espíritu. Tenía muchos miedos, no me sentía capacitada pero enfrente mi miedo y lo hice. Quería saber cómo empezar el proceso de publicar mi primer libro, quería juntar a Mujeres líderes, empresarias, emprendedoras en proceso, amas de casa con ganas de aprender y estudiantes. Todas compartiendo, todas aprendiendo, haciendo sinergia e ir creciendo cada una con su talento y sus proyectos únicos. Sin imaginar en lo que se convertiría esta plataforma, un éxito. Quería conectar con otras mujeres en otras partes del mundo, estar unidas y crecer juntas. Siempre junto a mi equipo MEYCE; mujeres líderes con sus propios proyectos y siempre apoyando mi misión. ¿Cuál fue el primer límite que superaste en tu camino de emprendimiento?

Me encanta tu historia, me inspiras mucho Alba, muchas gracias por esto que haces. Para mí, el primer limite siempre he sido yo misma, en ocasiones dudo de mí, pero luego busco inspiración y me aviento. Otro muy grande ha sido aprender a ser asertiva, antes era todo, menos asertiva. En ocasiones pasiva, en otras pasivo-agresiva y ya cuando llegaba a mi limite, pues en un par de veces pude ser agresiva, y eso no es bueno. Ahora soy asertiva, cuido mis fuerzas y defiendo lo que me corresponde y mis opiniones; una mujer emprendedora y con espíritu debe ser asertiva, es la base de la comunicación y solo así podemos vivir en armonía. Debemos aprender a poner límites, si la gente no conoce nuestros limites, no nos pueden dar el lugar que merecemos y que solo nosotras lo podemos reclamar. La asertividad es importante. Aprender a cobrar me costó mucho. Saber decir que no, y saber aceptar el no sin tomarlo de manera personal también es un reto que tuve que superar, pero bueno, somos proyectos en desarrollo permanente y esto nunca termina. Debemos abrazar nuestras imperfecciones.


¿Qué consejo le darías a una persona que quiere emprender, pero por algún miedo no se atreve?

Mi consejo es que la única manera de vencer el miedo es mirarlo de frente, y pasar por en mero en medio de él. Vencer tus miedos es un arte que se perfecciona con el tiempo, y, aun así, nunca dejamos de tener miedo. No se va, solo hacemos las paces con nuestros temores y es más llevadero. Mi recomendación es que tomen baby steps, un pequeño pasito a la vez, tómense su tiempo, y si necesitan otro poquito, tómenselo también. Un secreto mío es que tengo una fuerte red de apoyo de mujeres increíbles. Nuestro pacto implícito es la reciprocidad, ellas me apoyan con su sabiduría, y yo trato de aportar para ellas. Ellas me echan porras cuando las necesito, y yo trato de ser su porrista número uno. Se vuelve como un sistema, y Alba, tu eres una de las mujeres fuertes de las que te hablo en mi red de apoyo, y para ser más honesta, muchas de las mujeres que están en MEYCE son parte de mi red de apoyo, en ellas encuentro inspiración, motivación, admiración y mucho más. Como dice Elena Olascoaga, en ocasiones no tenemos que ser amigas para ser aliadas, a veces, con solo existir las mujeres inspiran y nos motivan a seguir. Muchas gracias por este honor, y por todo lo que hace la comunidad de MEYCE por las mujeres de habla hispana, ustedes proveen un espacio seguro para seguir creciendo y la inspiración para seguir soñando. Esto que hacen, es magia.


Plantar semillas y esperar a que nazcan. Así es como un emprendedor con espíritu piensa; reconozco en cada Mujer Emprendedora la disciplina, el esfuerzo, la ilusión y el trabajo arduo día con día. Ese proceso es el que algunos llaman éxito y los resultados son grandes satisfacciones. Estoy segura de que cada mujer que emprende con espíritu es una mujer movilizadora de conciencias, está en constante edificación, renacimiento, transformación, empoderamiento y principalmente está unida y fuerte junto a otras para trabajar en equipo porque entienden que es de suma importancia crecer juntas. Por último ¿Qué libro nos recomiendas? y me encantaría nos compartieras tus redes sociales.

Libros que recomiendo tengo muchos, como mujeres emprendedoras, entiendo que todas tenemos mil defectos, pero algo que nos desgasta mucho es la competencia entre nosotras mismas, por ese motivo recomiendo mucho libros que nos ayuden a mejorar la interacción entre mujeres e intentar mejorar nuestras relaciones para que como equipo podamos incrementar nuestro capital social. Te recomiendo mucho el libro de Los Frutos Rojos de Elena Olascoaga, también el de Confesiones de una Mala Feminista de Roxanne Gay, y el de Diosa y Hembra de Martha Cotera. Otros libros buenos son el de Mujeres Que Piensan Demasiado de Susan Nolen y en inglés el de Leapfrog de Nathalie Molina Niño. Otro bueno es el de SelfMade de Nely Galan. Y creo por ahora esos son los que te recomiendo, porque si no me llevo otra hora de recomendaciones. En este tema, mi mayor recomendación es que LEAMOS LIBROS ESCRITOS POR MUJERES Y PARA MUJERES. 


Todas mis redes sociales las puedes encontrar aquí: linktr.ee/estrategianegociosydinero


Es un honor poder compartir esta entrevista de Mujeres MEYCE POR EL mundo con Larissa Davila.


Alba Letycia, Autora de El Mundo de Zaphirah y Fundadora de la plataforma virtual de Facebook de Mujeres Emprendedoras y con Espíritu; entre otras comunidades para motivar e inspirar a otros.


Todo lo que edifiques en la vida terminará edificándote a ti en tu vida.